lunes, 18 de mayo de 2020

Buenas prácticas I - Higiene en hostelería




SIN HIGIENE PERSONAL, CONTAMINACIÓN SEGURA


El personal que trabaja en un local de hostelería está en contacto directo con patógenos externos al recinto hotelero y lo habitual es que lo introduzcan en el a través de su propio cuerpo y vestimenta, es por tanto muy importante la higiene personal para no contaminar los alimentos que allí se sirven.
La ropa, el calzado, las manos, la piel, el pelo, boca, nariz y oídos son medios de transmisión de gérmenes por tanto se ha de tener especial cuidado con ello.
También las heridas y cortes son motivo de preocupación especial.

MANOS Y PIEL

El personal que manipula alimentos está frecuentemente en contacto con los productos a través de sus manos.
La adecuada limpieza de estas es fundamental para evitar riesgos sanitarios, para ello el lavado constante de esta parte del cuerpo se convierte en una parte fundamental de las buenas prácticas que se han de observar en la hostelería.
En relación a las manos siempre se ha de actuar de la siguiente manera:

Mantener las uñas cortas y limpias.
Evitar las uñas pintadas.
Lavarse las manos antes de empezar a trabajar y cada vez que indica el siguiente cuadro.



  • Antes de:
  • Iniciar la jornada laboral
  • Ponerse guantes
  • Comer
  • Entre:
  • La manipulación de productos sin cocción: ensaladas, macedonias, bocadillos…
  • La manipulación de distintos tipos de alimentos
  • El cambio de zonas de producción a otra.
  •  Después de:
  • Manipular basura
  • De ir al lavabo/vestuario
  • Manipular envases/embalajes
  • Quitarse los guantes
  • Tocar material contaminado con secreciones orgánicas (ej: contacto con mucosas o heridas).
  • Manipular agentes químicos (ej: productos de limpieza)
  • Finalizar la jornada laboral
  • Y en general cada vez que el sentido común lo indique.







1 comentario: